Liga Galega 2015: Jornada 3

Como cada año, ha vuelto la liga de ajedrez, donde la Escuela Técnica de Ajedrez participa con equipos en tres divisiones: en primera con el equipo Escuela Técnica de Ajedrez, en segunda con el Air-Hostess A, y en tercera con el Air-Hostess B.

El Air-Hostess B de tercera división ha cosechado una victoria y dos derrotas en las dos primeras rondas, venciendo al Sporting Club Casino, y cayendo ante los Alexandre Bóveda D y C. En el plano individual destaca el papel de Claudio Reboredo, que se mantiene invicto jugando de tercer tablero.

En segunda división, el Air-Hostess A aún no ha probado la victoria, y su balance provisional es un empate ante el E.L.X Xaquedrum Cadete, y derrotas contra O Toque Xiria y Gallaecia Constrictor. En la última ronda el resultado fue un 0-4, a pesar de que Juan Carlos en el segundo tablero tuvo una buena oportunidad de ganar, ya que tras haber ganado una pieza a su rival se le escapó una amenaza de mate contra su rey, como podréis ver en el visor al final de este post.

Por último, en primera división el equipo ya ha probado los tres resultados: empate contra el Breogán A, derrota contra Xadrez Gallaecia, y por fin, una victoria frente al compostelano Torpedo Gallaecia. Este último encuentro se saldó con un ajustado 1,5-2,5, en el que se vieron algunas partidas con interesantes complicaciones. Las victorias para la Escuela fueron las de este cronista e Iago Porto en el primer y cuarto tableros, cosechando empate y derrota Javier Suárez y Antonio Peña. En la primera mesa no hubo mayor historia tras ganar material muy pronto, y en el caso de Antonio, se defendió con un gambito Budapest del que no consiguió una iniciativa clara a cambio del peón (su partida también la tenéis en el visor final).
Javier, Antonio e Iago en el duelo contra Torpedo Gallaecia.
Javier Suárez en el segundo tablero con blancas tuvo una buena oportunidad para llevarse el punto, ejecutando una buena combinación a la que no encontró remate. El momento crítico de su partida se dio en la siguiente posición, en la que la última jugada negra fue 1. ... Cd6?!, apartándolo de c5.
Posición de Javier con blancas tras 1. ... Cd6
Esta jugada deja al alfil de f5 comprometido, y Javier lo aprovechó con 2. g4!. La partida siguió con 2. ... Ac2 3. Td2 Aa4, una maniobra que aspira a conservar el alfil. Sin embargo, la posición negra ya es muy frágil, sobre todo por el control que tiene el blanco de las casillas negras. La siguiente jugada fue 4. Ce4!, y parece que nada puede salvar a su rival: sobre él se cierne la doble amenaza de perder el alfil ante b3, y recibir un ataque demoledor sobre el rey. El negro jugó con 4. ... Dxe5, que recupera un peón y acerca la dama a defender el expuesto enroque, dando lugar a la siguiente posición.
Posición tras 4. ... Dxe5
La partida continuó con 5. Cf6+ Rg7 7. Ah6+ Rh8, y en el último momento, nuestro jugador no encontró el broche final con 8. Af4!, que gana la dama o da mate en h7.

Otra partida interesante se jugó en el cuarto tablero, en la que Iago con blancas se enfrentó a un centro bloqueado, que también es típico en la india de rey. En la siguiente posición su rival acaba de jugar 16. ... fxg3, dando lugar a una situación de doble filo.
Posición de Iago con blancas tras 16. ... fxg3 de su rival.
Iago optó por la jugada más ambiciosa, ignorando las amenazas a su enroque y apostando por 17. c6. Una jugada más tranquila podría haber sido 17. fxg3, manteniendo vivas las amenazas sin comprometer tanto su rey. El negro redobló la apuesta, y lanzó su alfil con 17. ... Axh3 con un plan claro de minar el escudo de peones del enroque a cualquier precio. Por otra parte, las posibilidades para ese alfil son reducidas, ya que la única casilla a la que tendría sentido ir es a e8, donde también da lugar a una situación difícil: 17. ... Ae8 18. cxb7 gxf2+ 19. Txf2 Tb8. Otra alternativa de ataque podría ser ignorar ese alfil comprometido, y jugar con 17. ... gxf2+ 18. Txf2 Txf2 19. Cxf2 Dg4, con cierta iniciativa negra, se toca el caballo de d2 y se amenazan mates con Cf4 y Ch4. Se siguió con 18. cxb7 Tb8 dando lugar a la siguiente posición.
Posición tras 18. ... Tb8.
Ahora el blanco debe tomar una decisión: creerse el ataque negro y no aceptar el sacrificio de h3, o bien confiar en sus posibilidades de defensa. En la partida se hizo 19. fxg3, eligiendo la opción conservadora que considera que ese peón en séptima es suficiente para tener ventaja, además de aprovechar los problemas de tiempo del negro. Aún así, el negro tiene ataque, y la jugada más amenazante ahora es 19. ... Dg5, atacando el peón de g3 y el caballo de d2, aunque 20. Txf8+ Txf8 21. Cf1 parece ser suficiente para defender. Pero, ¿era realmente un sacrificio válido? La alternativa 19. Axh3 podría continuar con 19. ... Dh4, y llegar a la posición del diagrama.
Posición hipotética si el blanco hubiese aceptado el desafío de Axh3.
Ahora si 20. Ag2 Dh2#, y si 20. Rg2 Cg4! 21. fxg3 Ce3+ 22. Rh2 Cg4+, obteniendo tablas. La única opción es por tanto 20. fxg3 Dxg3+ 21. Ag2.
Última fase de un posible ataque negro tras 21. Ag2.
Parece que las amenazas contra el rey blanco son fuertes. Por ejemplo, 21. ... Cg4 parece dejarlo en red de mate. Sin embargo, en este caso existe una defensa con 22. Txf8+ Txf8 23. Cf1!, y los caballos defienden f7 y h7, y al mismo tiempo amenazan la dama de g3. Otro intento podría ser 21. ... Ch4, tocando el mate esta vez en g2, pero existe de nuevo una espectacular defensa con 22. Txf8+ Txf8 23. Cf4!!, que defiende g2 y amenaza el cambio de damas. Otra jugada potente es 21. ... De3+, la cual amenaza recuperar el material en d2, y además ante 22. Rh2 Cg4+ 23. Rh1 Dh6+ 24. Ah3 Dxh3+ y mate a la siguiente. Sin embargo, el blanco dispone de la tranquila 22. Tf2, que defiende el caballo, y parece que detiene el ímpetu negro.

Visto esto, ¿era bueno el sacrificio? El ordenador encuentra la defensa, pero hablando en términos humanos, es probable que yo también hubiera tomado la misma opción que Iago.

Por último, os dejo algunas de las partidas de la ronda, que aunque no las he comentado todas, todas tienen interés.
-
,

No hay comentarios :

Publicar un comentario